Ganadoras y super relato

Buenos días Lol@s,

seguramente ignorareis todo lo que esté escrito en esta entrada antes del siguiente recuadro con los nombres de los ganadores, así que ahora podría rellenar el contenido de la entrada con un  añgjiogjrkhnaefdañgjiogjrkhnaefd añgjiogjrkhnaefd añgjiogjrkhnaefdañgjiogjrkhnaefdañgjiogjrkhnaefd añgjiogjrkhnaefd añgjiogjrkhnaefdañgjiogjrkhnaefdañgjiogjrkhnaefdañgjiogjrkhnaefd añgjiogjrkhnaefd añgjiogjrkhnaefdañgjiogjrkhnaefd añgjiogjrkhnaefd y no os daríais ni cuentra, granujas. Así que al tema:

And the winner is (are):

ganadoras

Los ebooks los envío en un rato en epub, mobi y pdf para que no tengais problemas y podais leerlo desde vuestros dispositivos.

Gracias a todos por haber participado, habéis sido muchos y eso me llena de alegría, y pese a que qué voy a decir yo que es mío, os prometo que la historia merece mucho la pena.

Ahora sí, me despido hasta muy pronto, recordándoos que como cada lunes disponéis de un nuevo relato que os alegre el comienzo de semana. Ahí van sus primeras líneas:

Mario encajaba en el perfil de hombre por los que me sentía atraída: era un tipo duro muy blandito, era un rockero sin voz, un chulo sin garbo, un rompecorazones sin un físico portentoso. Era parco en palabras pero cuando hablaba sentenciaba y aunque, tenía más bien el gesto inexpresivo, una mirada suya transmitía  más que cualquier verso de una canción de Emmanuelle. Y yo estaba totalmente enamorada de él, o eso creía entonces. Después aprendería que existen otras terminologías más adecuadas para aquel sentimiento que poco tenía que ver con el amor.

Nos conocimos en uno de esos trabajos transitorios que todo el mundo ha tenido alguna vez en la vida, y mientras yo lo compaginaba con mis estudios, él lo compaginaba con otro trabajo de noche aún peor: ponía copas cuando les faltaba personal y lo llamaban en alguno de esos antros de copas.

Como digo, su chulería y su pasotismo estaban rozando la delgada línea que separa una actitud de un tipo misterioso, a la de un gilipollas. Y por suerte para él, aunque para mi desgracia, la suya, todavía no había cruzado al lado de los gilipollas. Así que sí, Mario era ese chico que me tenía absolutamente colada.

Si queréis saber más: http://www.jugandoconeros.com/confesiones-tatuajes-y-rock-and-roll/

Besos,

E.

Anuncios

Y para acabar la semana ¿qué os parece un sorteo?

Pues sí, Lol@s, habéis oído bien, estamos de sorteo.

¿os interesa? Atentos al video.

Y bien, después de haber aguantado la explicación del por qué o por qué no, si os apetece, os invito a participar en el sorteo de Caminos paralelos -el primero de la saga Alexandra– y os recuerdo que para hacerlo deberéis:

– Darle a “me gusta” en mi página de Facebook: https://www.facebook.com/lashistoriasdelola

– Y si tenéis Instragram, seguirme (http://instagram.com/lashistoriasdelola)y etiquetarme en la foto con el hastag #CaminosParalelos para que sepa que participáis.

Tenéis de plazo hasta el Domingo 25 de Enero a las 24h

Ahora sí, mucha suerte y que empecéis bien la semana.

E,

Cruce de caminos

Buenos días, Loler@s,

además del título, con la de veces que me habréis leído ya, no será una sorpresa para vosotros si os digo que la segunda y última parte de la saga Alexandra, ha salido ya a la luz. ¿Verdad que no?

A estas alturas, no debe nadie que sepa de mi existencia, sin haberse enterado de la noticia. Creo que sólo me ha faltado publicarlo en El Periódico. 😀

Pues si, con esto y un bizcocho…. o mejor dicho, con Cruce de Caminos, doy por zanjada la historia de mi querida Alexandra. Y no sólo de ella, doy por zanjada las publicaciones de libros durante una larga temporada. Sí, sí, me tomo un respiro espiritual. Y pensaréis ¿Ya? ¿Tan pronto se ha cansado?

No. Para nada. No es cansancio, es simplemente que la primera historia, la de Lola, Sergio y Aitor,  necesitaba salir a la luz desde hacía mucho tiempo, y la segunda, la de Alexandra, ha sido con la que he pretendido reafirmarme en esto de escribir. Daros material y enseñaros de lo que soy -o no soy- capaz de hacer y decir.

Ahora, una vez he dejado en el mercado funcionando 4 títulos, me retiro a escribir en silencio y sin molestar y, esperando que para el año que viene, pueda tener alguna obra más -del género, pero con algunas diferencias que me rondan en la cabeza- que ofreceros para el 2016.

¿Y mientras tanto qué? Dedicarle más esfuerzo a la promoción. No es algo que me guste demasiado hacer, pero debo confesar que necesito darme a conocer un poquito más y para eso necesito vuestra ayuda. Necesito que si me leéis y creéis que soy digna de hacerlo, me recomendéis, o más que a mi, a mis niñas: mi Lola y mi Alexandra (con sus respectivos, claro.) Y como cada lunes me encontraréis en el blog de esta señorita, con un nuevo relato que os amenice los inicios de la semana y os recuerde que sigo escribiendo por y para vosotr@s.

Pues allá va el relato de hoy (si habéis leído Aitor, os sonará un poquito)

Y es que una mañana, cuando hacía ya casi tres meses que había decidido olvidarme de Lola y mudarme a Madrid con Marta, mi novia desde la distancia, recibí un mensaje del Rubiales, el tío con el que estaba saliendo Lola cuando yo me fui, en el que me decía que ella lo había dejado. Había roto con él y lo había hecho de malas maneras y definitivamente. La ponía a parir en el mensaje. Decía que Lola estaba loca. Como una puta cabra, exactamente.

«¿Cómo la aguantabas?» Me preguntaba en el sms. «¡No me extraña que te hayas ido! ¡Se va a quedar más sola que la una! ¡Puta niña inmadura de los cojones!»

Y yo después de leer ese mensaje, me sentí como un jodido adolescente eufórico y hormonado hasta las cejas. Estaba tan enfadado porque se atreviera a hablar así de ella, que le hubiera partido la puta boca de un puñetazo si lo hubiera tenido delante.

¿Cómo coño se atrevía a hablarme así de ella? De mi amiga. De mi mejor amiga y a la persona que más quería en este jodido mundo. ¡Puto rubiales!

Cegado por la rabia y el enfado, inmediatamente lo llamé y le puse a caer de un burro. Le amenacé. Le avisé de que si volvía a pronunciar una sola palabra más como esa, refiriéndose a Lola, mi Lola, lo mataría. Y que no se le volviera a acercar en su puta vida, porque si lo hacía…

—Te juro por Dios que volveré y te las verás conmigo. —Le advertí. No iba a dejar que a Lola le volviesen a tratar así en la vida. Al menos mientras yo existiera.

Y aunque el mensaje me había enfadado mucho, al mismo tiempo, me hacía sentir aliviado. Y mucho. Familiarmente aliviado. Como cuando había visto antes a mi Lola dejar a sus rollitos anteriores, igual que ahora dejaba al maldito rubiales. Demasiado le estaba durando éste ya, incluso empecé a temerme que con él fuera a ser diferente y que aquella vez sí, él sería quien conseguiría apartarla de mí lado y de lo que yo sentía por ella.

Y por eso me alejé yo y me vine a Madrid con mi chica. Por mi propia voluntad, pero por su culpa.

¿Entonces? ¿Qué sentido tenía no volver ahora a Barcelona, si Lola ya lo había dejado con el Rubio?

Ninguna. No tenía sentido quedarme aquí cuando ella estaba sola a varios kilómetros de distancia. Tenía que volver. Y tenía que explicárselo también a Marta, mi novia. Aunque le doliera.

Esa noche teníamos una cena especial, con reserva en un buen restaurante incluida. Celebraríamos que después de tres meses allí, por fin había encontrado un buen trabajo.

Tirando de los contactos de su familia, había conocido a un ilustrador autónomo, que había emprendido su negocio online y buscaba un fotógrafo para ofrecer el servicio de fotografía a los clientes para los que trabajaba.

—No harás fotos artísticas pero te pagarán bien. —Me había dicho Marta para convencerme de que firmara ese contrato.

Y lo acababa de hacer, de firmarlo, así que había que celebrarlo.

¿Y cómo le explico que me vuelvo a Barcelona y qué la dejo por Lola?

Daba igual cómo pero tenía que hacerlo. Marta estaba trabajando así que cuando volviera se lo contaría. Me marcharía ese mismo día. «Improvisaré. Le contaré la verdad. Le diré lo que siento. Y después a Lola. La llamaré y le confesaré lo que siento por ella, lo que he sentido siempre desde el momento en el que la conocí, en la cafetería del instituto. Y entonces me quedaré a su lado. Y lo haré para siempre» me convencí.

Y cuando ya tenía casi acabada de hacer mi maleta, volví a recibir un mensaje que lo cambiaría todo:

«Lo siento Aitor. Siento las palabras de antes y sé que la aprecias mucho y que es tu mejor amiga. No he debido hablarte así de ella, yo la quiero y ella acaba de decirme que quiere volver conmigo otra vez. Que ha sido un error dejarme y que me echa de menos.»

— ¡Hijo de puta! —Grité. Y le di tal patada a la maleta que la estampé contra la mesita de noche y rompí el cristal del marco con la foto en la que aparecíamos Marta y yo.

Muy simbólico todo porque aquel cristal no sería lo único que se rompería aquella noche.

chico

Si queréis saber cómo continúa, como siempre: http://www.jugandoconeros.com/y-tu-en-quien-piensas/

Un superbesote y feliz lunes.

E,

¿Sorteamos Alexandra?

Buuuuenos días, tardes o no sé que es lo que es ya, Lolit@s,

el caso es que tengo el otoño revolucionado (no leáis esta frase con prisa porque promete sonar mal), y es que tengo trabajo pa dar y regalar – y que no falte – además de entregas en la uni, una casa que mantener y un novio que pide pan. (ya conocéis la expresión).

Tengo una corrección de la segunda parte de Alexandra, y mientras voy y vengo y por el camino yo me entretengo, la leo y releo para convencerme que éste es el final que quiero darle a mi historia. Por Dios cómo he sufrido con ellas.

Así que sin ganas de spoilear, vengo con una actualización rapidita para premiaros por seguirme fiel día a día y comentarme con tanto cariño con el que lo hacéis a través de mis redes sociales. El cómo ya lo sabéis, lo dice el título, y es que he vuelvo a pensar en sortear mi segunda novela (y tercer libro) para que me podáis conocer y os animéis a leerme y recomendarme si la obra lo merece.

¿Os apetece?

Pues desde ahora mismito os dejo este formulario para rellenar y participar hasta el próximo domingo día 12 de octubre a las 23.59h que se cierra el sorteo. (Al que se apunte a y 59 me lo cargo, que ya pasó la otra vez, muchach@s)

Los ganadores serán escogidos por random online y serán 5 personas que recibirán el ebook en formato epub, mobi, y pdf, para poder leerlo desde cualquier dispositivo.

Bienvenida al mundo, Alexandra

Ésta es una entradita rápida para dejaros el link de Alexandra, caminos paralelos en Amazon y en Gumroad

Pulsa en el link o en la foto del libro y accederás a la plataforma online dónde podrás encontrar ya mi nueva novela.

A lo largo del día se le sumarán otras plataformas habituales y las iréis encontrrando en el siguiente enlace: pincha aquí

Caminos paralelos_mockup

Me despido, por el momento, para dar inicio a mi jornada laboral, pero estaremos en contacto durante las próximas horas.

Amplio: Disponible aquí su primera reseña

Gracias a todos aquellos que ansiabais su publicación y os dejo con una frase que define a la perfección lo que siento.

El mejor día de un escritor no es el que publica su libro, es el que recibe su primer comentario al respecto.

E.

Alexandra

Pues sí, Alexandra.

Hola Lolit@s mí@s,

pese a que mi próxima prota se llama Alexandra, no pienso dejar de llamaros Lol@s.

Más raro quedaría si os llamara Alexandr@s así que no os quejéis, que os veo.

Al tema… ya está aquí, ya llega, ya nace, y habéis leído bien: Alexandra se llama la prota, que no la novela. O por lo menos, no solamente así, prontito lo veréis.

Hoy al fin me han enviado las correcciones finales, y por lo tanto tengo que volvermela a leer, pero en cuanto acabe y tenga listo los trámites en las diferentes plataformas de venta (Amazon, Google Play Books, GumRoad, Casa del libro, etc), saldrá a la luz mi tercera novela. (¡Ay qué bien suena!) ¿Es o no para emocionarse?

Sé que muchas ya sabréis esta noticia porque a través de Instagram, Twitter o Facebook os he ido dando adelantos incluso de fragmentos de capitulos sueltos. El feedback ha sido espectacular, ya que much@s me decíais que queríais e incluso necesitabais saber más. ¡No sabéis cómo me gusta leeros!

Además ayer se me ocurrió empezar a crearle un trailer como el de No sin Lola y para ello os pedí que me ayudaseis a elegir a las candidatas. Las premisas eran que debías ser dos actrices o modelos, por aquello de disponer variedad de fotos online, que además fueran españolas, (para promocionar el producto nacional), y que una fuera morena de pelo corto a lo chicazo, y otra, rubia con ojos azules.

La respuesta una vez más fue inmejorable, y tras pensar y pensar y buscar y buscar fotos de vuestras candidatas, me he decidido por estas dos:

Alexandra¿os gustan?

Espero que así podáis ponerle cara a mis personajes e incluso me digáis si, una vez os la hayáis leído, he acertado con mi elección.

No tengo nada más que contaros por ahora, pero si os escribo es porque, al recibir las correcciones, como siempre, las dudas me han asaltado y le he preguntado histéricamente si:

«¿y en cuanto al argumento? ¿te ha gustado? ¿lo comprarías? ¿comprarías el segundo? ¿te ha parecido original?»

Y para mi satisfacción, su respuesta ha sido: (no la pongo toda para no desvelar nada)

«Nena, cada libro que escribes te superas a ti misma… y estoy deseando que se le quite la tontería del golpe en la cabeza a *****, para saber a cuál de las dos es a quien llamaaaaa…  jjejejej!

Me ha gustado mucho las ********, y de la forma que al final quedan enredadas entre ellas. Me ha gustado mucho los cuatro personajes principales, todos ellos tan distintos entre sí, y con las personalidades tan marcadas. La cronología es perfecta, y los tiempos de ******.

Te felicito.»

Así que no puedo decir mucho más que dar las gracias oficialmente a mis editoras:

Alba Martínez y Marta de http://leyendoycatando.blogspot.com.es/

Un besazo a todos, y en especial a ellas dos por hacer posible que mi trabajo vea la luz.

E,

P.d: en cuánto tenga fecha la publicaré aquí mismo en mi blog.